VENEZUELA/Algunos titulares de prensa, incluso de agencias internacionales, han parecido dar la impresión de que la economía de Venezuela vuelve a ponerse en marcha. Lo que en realidad crece es la burbuja económica del régimen y de su lavado de dinero.

En último año Venezuela se ha consolidado como el país más pobre de toda América, con un PIB per cápita incluso por debajo del de Haití y Nicaragua, países que hasta ahora eran catalogados como los más míseros del hemisferio occidental. En diez años, la economía venezolana ha caído un 87%: un hundimiento sin parangón en la historia, fuera de situaciones de guerra.

El desplome ha sido tal que difícilmente cabe ya un mayor descenso, pues el poco petróleo que se extrae y comercializa permite un mínimo de actividad económica del que no se puede bajar.