AGENCIA EFE- El venezolano es caracterizado por ser innovador, luchador y constante. En estos tiempos de crisis económica, ha quedado en evidencia las múltiples formas que consiguen para intentar conseguir la comida para su familia.

En los últimos tiempos, una de las ayudas más importantes para los venezolanos estaban siendo las remesas enviadas por sus familiares en el exterior, pero ante la pandemia de la COVID-19 a nivel mundial, esta contribución económica ha decaído.

Sin embargo, los venezolanos continúan buscando sus propias opciones para conseguir un ingreso económico que les permita sobrevivir ante las distintas crisis que se sufren en el país.

Una de ellas: El comercio informal, crear especies de bodegas en sus viviendas, e incluso, vender sus bienes materiales para utilizar ese dinero en comprar alimento para sus familiares.

Nelly Gil, mencionó que ante la cuarentena social por la COVID-19, en su hogar nadie cuenta con un trabajo. Explicó que vendió uno de sus televisores para poder mantenerse durante este lapso de dificultades.

Por su parte, Marisela Vargas, contó que la economía en Venezuela sigue agudizándose con el paso de los días, por lo que hizo una pregunta que respondió ella misma de forma conmovida: “¿Qué nos espera en este país? Morirnos de hambre”.

Con respecto a las ayudas que recibían en remesas, Vargas indicó que sus familiares en el exterior no han podido hacerlo durante la pandemia del nuevo coronavirus, ya que el poco ingreso que están teniendo, deben invertirlo para comer. “En Ecuador mis familiares llevan 3 meses encerrados“, expresó.

Asimismo, Gabriel Camacaro, aseveró que al notar que la situación económica en Venezuela sigue empeorando, está evaluando irse en cola hacia el campo, para trabajarle a unos familiares, y desde allí, conseguir el dinero necesario para mantener a su esposa y dos hijos.