GUÁRICO / El Gobierno Nacional coordina acciones con la iglesia católica para cumplir con la cuarentena social y colectiva en aras de cortar la cadena de transmisión del Covid-19, de cara a esta Semana Santa.

El Nazareno es una de las advocaciones de Jesucristo que tiene más fieles en el estado Guárico y en el resto del país. Todos los años durante el Miércoles Santo miles de fieles acompañan su imagen en procesión, siendo esta una de las más concurridas en las diferentes regiones de Venezuela.

Procesión del Nazareno se hará después de la cuarentena

La rememoración del Nazareno tiene la particularidad de movilizar a los venezolanos desde grandes distancias hacia los principales templos en cada estado, evidenciando que esta tradición ha alcanzado un prestigio notable. Los devotos le pagan penitencia al Nazareno, acompañándolo en un recorrido que puede durar horas, cada Miércoles Santo.

Se le recomendado a la iglesia católica hacer una procesión (del Nazareno) coordinada después de la cuarentena, y que el pueblo de Venezuela en estos días santos permanezca en sus casas.

Durante una mesa de trabajo con representantes religiosos y autoridades civiles el ministro señaló que para este miércoles de la Semana Mayor estiman articular con los medios de comunicación para hacer la tradicional visita a los siete templos, y que el pueblo venezolano pueda hacer seguimiento de forma virtual, dijo.

Explicó que ante la situación sanitaria global, lo prudente es renovar la fe desde los hogares convirtiendo “a cada familia en una iglesia y cada casa en un templo”, destacó. Esta previsto, para mañana a partir de las 7 am en todo el país se este llevando acabo una trasmisión con algunos medios de comunicación que se pusieron a la orden a fin de trasmitir dicha misa. En el caso del estado Guárico en la Capital en San Juan de los Morros se podrá escuchar a nivel radial a partir de las 7 am.

De igual forma, recordó que la cuarentena decretada por el Ejecutivo Nacional tiene la intención de contener el brote del virus.

Tradición

Todos los años, cientos de niños y Adultos son vestidos con una túnica morada tratando de emular la imagen del Nazareno como forma de agradecimiento por un milagro realizado. Esta tradición ha pasado de generación en generación en las familias venezolanas.