VENEZUELA / Aristóbulo Istúriz, ministro de Educación de la administración de Nicolás Maduro, aseguró que este lunes 1 de marzo, día en que se tiene previsto el inicio de año académico en las escuelas del país, no habrá un retorno a las aulas, sino que se mantendrá el esquema combinado que se ha venido aplicando en los últimos meses de pandemia: asesorías pedagógicas presenciales y lecciones virtuales.

“Hemos recibido denuncias de colegios privados que estaban convocando a clases presenciales. No hay clases presenciales. Simplemente tenemos que respetar la semana de flexibilización de la cuarentena, que es cuando se da asistencia pedagógica que es puntual. Son cosas distintas a decirle ‘a partir del lunes todo los muchachos con sus muchachos para la clase’. No, señores, no”, explicó en una entrevista en Venezolana de Televisión.

La máxima autoridad en materia educativa informó que presentó a Maduro una propuesta del regreso parcial a los salones. Algo que ya había dicho a principios de enero de 2021 y que, según exigencias del presidente, debía empezar a implementarse en marzo.

“En este momento estamos planteándonos el estudio del retorno a clases; tenemos abierto un debate en todo el país. Nicolás Maduro, nos ha dicho que debemos comenzar las clases en marzo. Estamos presentando alternativas. Nos preparamos para la post-pandemia”, comentó posteriormente el 23 de febrero.

De acuerdo con medios locales, Istúriz señaló que aún esperan que la comisión presidencial termine de discutir la propuesta presentada desde el ministerio de Educación, sobre el “darle un carácter presencial a las evaluaciones”. Acotó que en ese plan se especificó también la periodicidad de dichas evaluaciones, el número de alumnos que debería haber por salón y otros detalles.

“La evaluación presencial es importante. Me parece que tenemos que hacer actividades que nos acerquen a los maestros alumnos. Es muy importante la tecnología, pero por más brillante que sea no sustituye al maestro”, expresó.

El 2 de febrero, en una alocución pública, Maduro señaló que había que volver a las clases presenciales con todas las medidas de seguridad correspondientes. Sin embargo, no apuntaba tanto al asistir a las escuelas sólo al momento de presentas pruebas u otras actividades, sino al ir con regularidad, pero de forma escalonada.