El Nacionalista

23 de abril de 2024
11:25

Las carnicerías en Guàrico son como las joyerías venden puro lujo

Hambre y miseria: salario mínimo y pensiones no alcanzan para comprar un kilo de carne en Venezuela

GUÀRICO / Un lujo para los guariqueños poder comer carne a pesar de que este estado está constituido como uno de los principales productores de reses a nivel nacional. “Como siempre le toca a uno con todo, arañando aquí y allá para comprar, soy Maestra Jubilada ¿Qué me puede alcanzar para comprar carne para dos días ?, ese fue el testimonio de Cristina Seijas quien reside en la populosa barriada pedro zaraza en el Municipio Juan German Roscio Nieves en, quien tiene que comprar de “a poquito”, carne cuando puede. Su sueldo de jubilada no alcanza para nada, y asegura que ya no puede degustar de un buen plato de comida por los altos costos que esto implica, además menciona que su sueldo es en bolívares soberanos, y todos los precios ya están establecidos en dolares, por lo que se le hace más difícil subsistir.

El consumir carne, pollo o pescado, se ha convertido en un extremado lujo para los Guariqueños, los altos costos de esta proteína impiden que puedan ser compradas y consumidas diariamente. Por lo que la ciudadanía ha tenido que organizar sus menús diarios basándose en vegetales, o granos para sustituir tanto la carne o el pollo.

En las últimas semanas en la capital del estado se ha registrado un aumento en los precios de esta proteína en la ciudad, donde el kilo de carne de primera cuesta por encima de los 5 dólares y 15.700 en moneda venezolana, mientras que la carne de segunda, presenta un valor en dólares de 3,9 y 12.714.000 bolívares.

Sin embargo, algunos Guariqueños procuran comprar proteína animal cada quince días, tratando de “rendirla” usando los vegetales, para sustituir la carne, eso es lo que hace Carlos Mendez, quien vive solo con su esposa luego de la emigración de sus hijos. Entre ambos tratan de comprar un kilo de carne molida o en bistec cada quince días, “ahí estiramos la cosa, no todos los días se puede comer carne, otro día se come vegetales y así”.

Por otro lado, el pollo y el pescado no se han exceptuado de los altos precios y de la poca accesibilidad que tienen, el kilo de pollo vale entre 1.9 y 2.5 dólares y promedio en moneda venezolana de 12.000.000 de bolívares, cuando su precio la semana pasada era de 1.8 y 1.9 dólares cerca de los 6,175.000 de bolívares.

Asimismo, el pescado más económico es la sardina y cuesta 1.9 dólares promedio de 6.194.000 de bolívares, aunque el más costoso tiene un equivalente de 2 dólares en moneda venezolana 6.520.000 de bolívares.

“La carne la compro por ahí cuando Dios socorre, si acaso una vez al mes, y compro lo más barata”, así lo manifestó el vecino de el barrio San Jose Alfredo Hernandez, quien cuenta que cada vez que cobra su salario como empleado público se siente más decepcionado, al ver que no le podrá alcanzar para solventar muchos gastos, “uno se echa esa plata en el bolsillo del pantalón y me sobra espacio” dijo.

Hay quienes por más que les genere gasto igualmente, “arañan” de un lado y del otro para comprar un pedazo de carne “trato de sobrellevar la cosa, un día lo combinó con ensalada otro con granos, todo los días no se puede comer carne, pero si hay que comprarla”. Eso fue lo que manifestó Cristina Polanco residente de Valle Verde en San Juan de los Morros, en su casa se estipula comer carne dos veces por semana carne, el resto de los días, preparar otras comidas que no ameriten esta proteína.

Falta de proteína animal perjudica la salud

La carne y el pollo contienen alto valor biológico, por presentar mayor propiedad para mantener el tejido muscular de la persona. A través de eso se presenta la formación de la masa muscular, las proteínas animales trasladan albuminas al cuerpo.

Así lo aseguró la nutricionista Belkis Castaño, quien explicó que la carne o el pollo producen el 60% de proteína al cuerpo, mientras que la proteína vegetal, como lo son los granos y cereales solo representan el 40%. “La proteína vegetal debería ir acompañada por lo menos por un poco de proteína de origen animal, si se les difícil por los costos, se recomienda cocinar los granos en consomé de modo de que quede muy estructurado, para las personas que no pueden consumir carne por limitaciones”.

Por su parte, Castaño también explicó que la falta de consumo de proteína animal afecta progresivamente la salud, las personas que no consumen proteínas de ningún origen pueden presentar un grado de desnutrición, afectando otros órganos, tales como el riñón.

Si el ser humano comienza a usar la proteína como fuente de energía, el catabolismo de la misma pasará por una membrana sensible que es el riñón, “esa cantidad pasada por la membrana sensible, hace que el riñón pierda sus funciones, es por eso que las personas que no consuman proteínas pueden tener daños renales”, especificó.

La nutricionista finalizó, haciendo énfasis de la importancia que implica tener una alimentación balanceada, donde los carbohidratos, grasas, y proteínas cuentan con una función específica, y la falta de consumo de alguna ocasionará desventajas en el organismo de la persona a los largo del tiempo.

¡Mantente siempre informado!

¡No hacemos spam! Lee nuestra política de privacidad para obtener más información.

Comparte este artículo.
Scroll al inicio