VENEZUELA / El presidente de Fedecámaras, Carlos Fernández, resaltó que es «urgente» la revisión del esquema laboral del país.

Carlos Fernández, presidente de la Federación Venezolana de Cámaras de Comercio y Producción (Fedecámaras), indicó que hay buscar un enfoque distinto a las soluciones para los problemas del país y combatir el tema de la hiperinflación.

Asimismo, resaltó que se debe «hacer todo el esfuerzo para abrir la mayor cantidad de espacios posibles para la inversión privada».

«No podemos seguir combatiendo el tema con políticas monetarias, sino con políticas de estímulo en la oferta y la demanda», agregó.

Sumó que se deben abrir todos los espacios de la actividad económica a la participación ciudadana, profundizar en todos esos esquemas de devolución de activos, de predios agrícolas.

Además, añadió que hay que revisar algunas políticas que puedan estimular desde el punto de vista fiscal y de otros incentivos para que haya mayor inversión.

Informó que se han devuelto algunos predios agrícolas, pero el «ritmo es muy lento» y no «podemos conformarnos con 3 o 4 devoluciones al año, cuando tenemos pendiente casi 800 casos entre una cosa y otra».

Oferta crediticia

En cuanto a la oferta crediticia autorizada por la Sudeban, Fernández acotó que «hay una buena noticia que se va a permitir un porcentaje de lo ofertado en dólares que se convertirá en crédito y eso hay que ampliarlo en el tema de bolívares».

«Es muy importante formalizar la compensación interbancaria, los pagos interbancarios en dólares, para que puedan entrar mayores divisas al sistema financiero y pueda haber mayor disposición de los bancos de hacer préstamos», enfatizó.

Puntualizó que es «urgente» la revisión del esquema laboral del país y de flexibilizaciones que permitan, tanto a la empresa privada como al sector público, remunerar mucho mejor a los trabajadores.

Salario mínimo en el país

El gremialista expresó que solo el 11% de la población económicamente activa tiene empleo formal en el sector público y 18% en el sector privado, mientras que dos de cada tres venezolanos están trabajando por su propia cuenta.

«Esperamos que a más tardar en el tercer foro de diálogo social, con presencia de la OIT que se va a celebrar en Margarita, a partir del 30 de enero, podamos salir allí con un aumento (del salario) importante», detalló.

Estimó que el monto del salario mínimo podría ser más de US$50, «por lo que es nuestra disposición y nuestro deseo sería ese, tenemos que seguir trabajando y discutiendo ese tema».

«Esto va a depender mucho de qué esquema se le permite al sector privado y al sector público en hacer efectiva las remuneraciones», añadió