GUÀRICO / Hay causas generales pero también específicas, el consumo se vino abajo con el repunte de los apagones y un descenso general en el perfil socioeconómico. “¡Nueve millones de bolívares un helado! (esto equivale a dos dólares al cambio oficial, muy lejos del valor en el mercado negro) ¡Te volviste loco!” Quejas así se escuchan en un McDonald’s de Venezuela. Es el reflejo de un país y un estado que se está acomodando a un nuevo tipo de moneda y con una inflación que según el Fondo Monetario Internacional podría llegar a 1.000.000% este año.

El Guàrico no escapa a esta grave situación hiperinflacionaria que atraviesa el país producto de la falta de políticas económicas y producción trayendo como consecuencia que situaciones como esta que dos reconocidas franquicias nacionales e Internacionales hayan tenido que tomar la decisión de tener que cerrar lo que demuestra que la realidad económica es otra. “Si el dinero no alcanza para comprar la comida básica, ¿Cómo voy a ir a un McDonald’s?”, decía Julián Peña habitante de Pueblo nuevo en San Juan de los Morros, quien además señaló, que el cierre de esta trasnacional es el reflejo de la grave crisis que vive el estado Guàrico en materia económica ya que la población llanera no tiene gobierno ni regional y mucho menos municipal.

Hasta la fecha, los McDonald’s que parecen “mejor posicionados” para aguantar la pela macroeconómica que reciben los venezolanos son aquellos ubicados en inmediaciones de grandes centros corporativos, sedes bancarias o aeropuertos, donde existe un público cautivo con cierto poder adquisitivo; aun así, no hay garantías de que el consumo se mantenga en niveles óptimos o que los costos operativos y la fuga de personal no aumenten.

Se especula con que son al menos siete los locales que han dejado de operar. Aunque muchos franquiciados luchan por mantenerse abiertos pese a las bajas ventas McDonald’s San Juan de los Morros finaliza su trabajo debido a los bajos niveles de rentabilidad.

En Venezuela el impacto de la crisis económica y la hiperinflación también han provocado un desplome del tráfico no solo en los centros comerciales, que sumado a los constantes cortes eléctricos, han tirado al piso la actividad en las ferias de comida y especialmente en las franquicias internacionales como Subway, McDonalds y Burger King, que además de tener que cubrir un fee como concesionarios, operan con insumos importados que encarecen la operación.

El Hermetismo es la norma entre los propietarios locales. Elnaciionalista.com intento conversar con los dueños de los restaurantes cerrados pero evasivas y negativas fueron la respuesta unánime. El indicio más claro vino de un concesionario quien aseguró que “por razones del contrato de franquicia” no les está permitido dar información sobre el desempeño de la marca, sin embargo las razones para el declive de las tiendas están de anteojo.

Gobierno de Nicolás Maduro implementa una serie de reformas para hacer frente a la crisis económica que sacude al país. Es una debacle que ha ocasionado, en parte, un éxodo de venezolanos por el continente.

Un aumento del salario mínimo de 0,6$ veces, controlar el precio de 25 productos de primera necesidad y la eliminación de cinco ceros del Bolívar, son los pilares de ese paquete de medidas que traen como consecuencia el cierre de estas franquicias.

Aunque el Ejecutivo aseguró que asumirá la diferencia de la subida del salario a las pequeñas y medianas empresas durante 90 días, hay quienes creen que este repunte terminará asfixiando a los negocios. “Creo que es difícil, yo creo que todas las empresas no están aptas para pagar un sueldo como ese”, cuenta Rafael Villalobo economista Guariqueño.

Un exempleado de la franquicia que accedió a hablar con este medio manteniendo su identidad en reserva, explicó que una de las mayores dificultades operativas en estos tiempos, está en la gran cantidad de Variedad y el alto costo de los productos que ofertan al público los cuales son imposibles de adquirir ante una moneda devaluada y el pírrico salario que gana el Guariqueño.