VENEZUELA / Este año entre 80 y 100 emisoras han salido del aire por orden de Conatel, una de las cifras más altas registradas desde que se implementó una política de Estado para silenciar medios de comunicación. La comisión argumenta que los operadores no tenían permisos al día. Aunque estos solicitaron renovar sus licencias, el ente nunca respondió. Sin embargo, sí siguieron cobrando impuestos. Expertos y defensores de la libertad de expresión insisten en que se debe visibilizar la situación, pero las emisoras piden “no hacer ruido”

Al encender la radio, la mayoría de las veces suena música. Andrés, director de una emisora que prefirió no ser identificado en un reportaje gráfico del Instituto de Prensa y Sociedad (IPYS), no recuerda cuál fue la última noticia que escuchó por radio. En su emisora ponen salsa y merengue, también hay muchos DJs y locutores en contraste con los pocos programas informativos, reveló para el instituto.

Desde 2017, cuando intentaron cerrar su emisora por no tener los permisos al día, Andrés, cuyo programa llevaba 20 años al aire, solo enciende la radio para escuchar música. Las emisoras le recuerdan que ya no puede ser crítico en su programa ni hablar con la libertad de antes. Ahora, las noticias le llegan por las redes sociales, donde existe una migración masiva y forzada de los medios de comunicación. En medio del silencio, la censura y el miedo, Andrés se acostumbra a esa oscuridad informativa como el resto de los venezolanos en el país.

Con 96 años de presencia en Venezuela, la radio es uno de los medios de comunicación tradicionales con mayor penetración, sobre todo en el interior del país donde no hay internet ni periódicos impresos. Las cifras así lo respaldan: el IPYS en su trabajo investigativo “Atlas del silencio: los desiertos de noticias en Venezuela”, arrojó que las radioemisoras fueron el segundo medio con mayor presencia con un porcentaje de 66,8%. Hasta el año 2021, en Venezuela existían al menos 980 medios de comunicación operativos de los cuales 699 son emisoras de radio. Es decir, 71%, reveló la ONG Espacio Público. “Los datos de penetración señalan que la radio es un medio al que todos los venezolanos pueden acceder. Tiene mucha presencia y fuerza, además del mayor número de unidades trabajando”, aseveró Carlos Correa, director de la organización.

Por eso es tan alarmante que en las redes sociales aumenten las denuncias de cierre de emisoras. Cada día, son más las publicaciones de periodistas, instituciones, locutores y ONG que informan lo que está sucediendo. El Colegio Nacional de Periodistas (CNP) denunció que este año se cerraron, hasta inicios de noviembre, 102 emisoras de radio. Se trata de una cifra alarmante si se compara con los registros del CNP de 2021: se cerraron 9 emisoras en todo el año. Los cierres han aumentado en los últimos meses: en agosto-septiembre de este año se cerraron 47.

“El conteo que llevamos se da gracias a que en 2019 creamos el Observatorio de seguimiento de agresiones a periodistas y medios. Allí hacemos un seguimiento y control permanente de todos los casos que se presentan. Estamos en un momento donde el registro es de 102, incluyendo las últimas 5 cerradas en el estado Zulia el 3 de noviembre”, explicó Edgar Cárdenas, secretario general del CNP.

Cárdenas detalló que el caso más llamativo es el del estado Zulia con 31 emisoras cerradas en lo que va de año. Le sigue Falcón con 16, Táchira con 13, Sucre con 11 y Cojedes con 6. También se registraron 4 en Carabobo y Yaracuy, 3 en Monagas, 2 en Guárico, Anzoátegui, Barinas, Bolívar, Nueva Esparta y Portuguesa, 1 en Miranda y 1 Lara. “Todo parte de una política de Estado para silenciar la información. Quizás en Zulia por ser un territorio con población y con un gobernador que no responde a los lineamientos ideológicos del gobierno, presumo yo que lo que se busca es cerrar las ventanas para que no haya información”, explicó Cárdenas.