VENEZUELA / Ante el llamado de Nicolás Maduro a los educadores para que se incorporen a las aulas, ellos han manifestado su decisión deno impartir clases presenciales por el riesgo que corren sus vidas por contagio de la pandemia china”.

Por otro lado, cobra peso la triste realidad que convive con los educadores al devengar un salario insuficiente e indigno de esta profesión, como lo contempla la Constitución; además de la eliminación de todos los derechos alcanzados durante años de lucha gremial.

Frank Andrade, secretario general del Colegio de Profesores de Venezuela, por otro lado enfatizó que el Estado venezolano ha descuidado el servicio de salud. Solo en el caso de la COVID-19, esta ha causado la muerte a más de 250 pacientes.

“Si están muriendo los profesionales de la medicina, no es descartable que los docentes también sean víctimas fáciles de ese mal porque no se están alimentando bien y su trabajo es muy arduo que va más allá de los horarios de clases, porque tienen que estar preparándose para impartir conocimientos y mantener atención permanente a sus alumnos”, denunció.

“Dentro del Colegio de Profesores de Venezuela se está planteando tomar la decisión más firme ante los desmanes del régimen contra los educadores, dijo Andrade. ¿Qué tienen que perder  los docentes, si ya les han arrebatado todos sus derechos?”.“El próximo 15 de enero, Día del Maestro, no hay que celebrar, y tampoco cambia nada si colocamos ofrendas florales, ni pronunciando discursos, ni asistiendo a ninguna ceremonia, ni entregando documentos acerca de la situación difícil por la cual estamos atravesando junto a nuestras familias, porque no hay nada que festejar, ni se va a obtener respuesta de quienes cercenaron nuestros sueldos, los seguros de la salud y los derechos que nos correspondían”, sentenció.

Es por ello que lo que está planteado es ir a la huelga general, proclamó Andrade.

Si el régimen decide suspender los sueldos, ¿para qué alcanzan éstos? Con lo que percibe un educador al mes no se puede comprar ni siquiera un paquete de harina precocida y medio cartón de huevos. Es una burla. Ya basta de aguantar. Nada se va a perder si se va a la huelga general. Al contrario, los educadores se harán sentir y tendrán apoyo de toda la población, insistió Frank Andrade.