VENEZUELA / Para las empresas venezolanas, las importaciones de productos se convirtieron en “un dolor de cabeza” debido a que impactaron directamente el abastecimiento en el país.

Así lo expresó el economista Asdrúbal Oliveros quien sumó a dicha problemática el tipo de cambio, tomando en cuenta que el Bolívar se encuentra artificialmente anclado a una “sobrevaluación”, por lo que, a su juicio, “crece más lento que la inflación, haciendo más competitivos los productos importados que los locales”.

Oliveros puso como ejemplo que en el sector del cuidado personal por cada producto local existen, aproximadamente, dos productos importados.

Detalló que en los primeros cinco meses del año en curso las importaciones promediaron mensualmente 600 millones de dólares, lo que significa un incremento del 1,5% frente a los primeros cinco meses del año 2019.

“Creemos que en la lógica del gobierno de Maduro, las importaciones tienen un rol fundamental permitiendo estabilizar abastecimiento”, expresó al asegurar que son “una fuente de ingresos importantes para grupos de poder que manejan las estructuras de puertos y aeropuerto”, precisó Oliveros.

En tal sentido, consideró que es prácticamente imposible que el Gobierno venezolano permita que la capacidad instalada de la industria local en Venezuela suba porque “no hay suficiente electricidad ni combustible para poder permitir que las industrias se desarrollen”.