VENEZUELA/ Los industriales no podemos vivir en las economías chiquitas, sino en las economías de expansión, en las economías grandes, las cuales requieren servicios públicos de calidad, de financiamiento, de una cantidad de incentivos importantes para que pueda florecer, asegura el presidente de la Confederación de Industriales de Venezuela (Conindustria), Adán Célis Michelena.

El pronunciamiento del líder del sector manufacturero venezolano, se produjo en el marco de la exposición realizada por el economista Leonardo Buniak, quien reconoció que la economía venezolana en estos momentos, en función de la evolución del Producto Interno Bruto en los últimos años, se ha convertido en la más pequeña de América Latina, con un PIB de apenas unos US$.35.000 millones.

“Por eso es que no se ven industrias en Cuba, allí no se ven, no computan, por eso es que los industriales venezolanos tenemos que seguir apostando a eso, tenemos que seguir pujando para que se produzcan los cambios necesarios, para que haya un viraje y un vuelco hacia otra cosa, donde vengan capitales a invertir en las áreas de electricidad, donde se requieren más de US$ 10.000 millones; que vengan a mejorarnos todos los temas de nuestra industria petrolera, que se abra la industria petrolera hacia los capitales privados”, afirmó.

Advierte que este proceso hay que adelantarnos cumpliendo con todas las normas establecidas, no a dedo, sino a través de licitaciones bien hechas, en donde participen los mejores del mundo para que vengan al país y nos ayuden a recuperar una mejor Venezuela.

“Nosotros los industriales no podemos ser mediocres, no nos podemos conformar con migajas, tenemos que apuntar a lo grande y por eso es que somos industriales, porque si no estuviéramos dedicados a otra actividad, pero somos industriales porque apuntamos a los grandes negocios y a las grandes inversiones, o sea que de la misma forma tenemos que apostar a un país grande y hacer todos los esfuerzos para buscar a ese país grande, que es el que nos merecemos todos los venezolanos”, señaló Celis Michelena.

Esta consciente el dirigente empresarial, que alcanzar estos objetivos, pasa por lograr que se produzca en el país, un cambio político y que tengamos políticas de estímulo a la producción nacional, respeto a la propiedad privada, el retorno a la institucionalidad y acceso de nuevos a los mercados financieros internacionales y a la inversión extranjera, donde hay muchos empresarios dispuestos a traer sus recursos en Venezuela, siempre y cuando haya seguridad jurídica y reglas claras del juego.