GUÁRICO/ Cerca de 50 pacientes que son atendidos en la Unidad de Radioterapia Oncológica “Dr. Ramón Millán” de San Juan de los Morros, estado Guárico, reclamaron la reparación de la máquina de braquiterapia para no perder los avances que han obtenido en procesos anteriores y que su salud no se vea desmejorada.

Denunciaron que el equipo lleva más de dos meses fuera de funcionamiento, viéndose afectadas personas de varias partes del país, que acuden a este sitio por prestar sus servicios de manera gratuita.

En este sentido, Ibel Gutiérrez, quien sufre de cáncer de cuello uterino, notificó que el tratamiento en otras instituciones puede tener un costo mínimo de 1.500 dólares, que va a depender de la cantidad de ciclos que necesite el enfermo, por lo que solicitó a las autoridades competentes el pronto reparo de los aparatos antes que la salud de los aquejados disminuya.

 

“Tenemos una carrera contra la muerte. Tras finalizar las radioterapias y quimioterapias, inmediatamente debemos comenzar con las braquiterapias. Si no continuamos ese ciclo, nuestra sanación retrocede y tendríamos que volver a comenzar de nuevo, lo que afecta nuestro organismo”, expresó.

Por su parte, Betty Navas, natural de Coro, estado Falcón, dijo que ha recorrido varias entidades y ciudades del país en búsqueda del mejor lugar para su tratamiento, encontrando en la capital de Guárico uno de los más completos de todo el país.

“Muchas estamos esperanzadas en recibir el tratamiento que tanto hemos buscado a nivel nacional. Esto ha sido un peregrinaje por toda Venezuela. Vengo de gestionar en Maracaibo. Ya tengo dos meses aquí en San Juan y he sido atendida muy bien por el personal, que tienen mucha mística a pesar de cobrar muy poco, pero necesitamos las braquiterapias para poder regresarnos a nuestras casas”, detalló.

En esta unidad actualmente son atendidos habitantes de Falcón, Lara, Anzoátegui, Amazonas, Carabobo, Aragua, entre otras regiones, además de contar con una larga lista de espera y aquellos que la integran, se mantienen a la expectativa del tiempo que tardarán en ser aceptados, para que la enfermedad no siga avanzando.