VENEZUELA / Un gol de Salomón Rondón en los minutos finales dio la victoria a la selección venezolana (2-1) ante Chile, en un encuentro en el que necesitaban ganar para encarrilar el tren rumbo a Catar 2022.

La Vinotinto llegaba al partido con la obligación de reaccionar tras perder en las tres primeras jornadas. En frente, tenía a un equipo al que nunca había podido ganar como local, por lo que los precedentes, en la previa, no eran favorables para los criollos.

Pero en esta auténtica ‘final’, los jugadores vinotintos salieron al campo sin ningún tipo de complejo. Con las líneas muy arriba, iniciaron apretando a la selección chilena, que pareció sorprendida ante la intensidad y el ofensivo planteamiento propuesto por Peseiro.

No tardaron en adelantarse en el marcador tras ese gran comienzo. En el minuto 9, Darwin Machís colgó el balón al segundo palo, donde apareció Yangel Herrera para asistir de cabeza a un Luis Mago que no perdonó ante Bravo.

Los locales confirmaron su dominio con ese tanto inicial, el cual fue el primer gol criollo en estas eliminatorias. Pero cuando Venezuela parecía vivir sus mejores momentos en la era Peseiro, apareció Arturo Vidal, apenas seis minutos después, para marcar un tanto que cayó como un balde de agua fría.

Mauricio Isla, tras combinar con Alexis, se internó por banda derecha y metió un pase atrás para que ‘Arturito’ pusiera las tablas en el marcador. Tercer gol en los últimos dos encuentros para el inagotable centrocampista del Inter de Milán, que sigue confirmándose como la principal referencia de la Roja.

Con el empate en el videomarcador, la contienda se fue emparejando, con ambos equipos intentando manejar el balón y suscitando una ‘batalla’ en el centro del campo.

Machís, el más activo en el ataque

El encargado de romper la monotonía era Darwin Machís. El extremo del Granada, que volvió a su posición natural en la banda izquierda, era el más activo en el ataque local. Metía en problemas a la zaga chilena con su velocidad y sus desmarques. En una de sus diagonales, pisó el área y por poco marca ante Bravo, que le achicó rápidamente en el uno contra uno.

Salomón Rondón tuvo también su primera oportunidad clara en estas eliminatorias, en un mano a mano que mandó a las nubes inexplicablemente.

Era una Vinotinto muy diferente a la de las primeras tres fechas: ofensiva, presionando arriba y creando ocasiones en ataque. Tras el primer tiempo, merecía ir arriba en el marcador, pero los fallos de sus atacantes y la firmeza de Bravo en el arco mantuvieron el 1-1.

En el segundo acto, el esfuerzo realizado en la primera mitad empezó a pasar factura en las piernas de los futbolistas criollos. Chile comenzó a tener mayor contacto con el balón y Venezuela retrasó sus líneas varios metros.

La Roja tuvo su segunda ocasión del partido y por poco la materializa. David Meneses apareció en las puertas del área y mandó por arriba del travesaño el esférico. Inmediatamente después, Peseiro se dio cuenta de que el equipo necesitaba cambios y decidió quitar a Savarino para meter a Soteldo.

En los minutos finales, apareció ‘El Gladiador’

Cuando el reloj apretaba y el esfuerzo físico de los criollos pasaba factura, apareció Salomón Rondón para volver a ser el héroe vinotinto. Soteldo recibió por banda derecha y metió un centro medido al área, la zona que Salomón conoce como nadie. El caraqueño se anticipó a su marca y empujó el balón a la red, con el grito de gol contenido ante las gradas vacías del Olímpico.

Peseiro metió en el campo a Jhon Chancellor para armar una línea de cinco defensores y Venezuela amarró el resultado con uñas y dientes dentro del área para llevarse tres puntos que valen su peso en oro.