AFP / Los Ángeles Lakers, liderados una vez más por LeBron James, vencieron a los Houston Rockets (119-96) y se llevaron la serie al mejor de siete en apenas cinco encuentros.

Con esta victoria, llegan a las Finales de la Conferencia Oeste tras 10 años de espera, acabando con la mayor sequía en la historia de la franquicia sin llegar a esta instancia. Con LeBron como líder, vuelven a estar entre los dos mejores equipos del oeste.

‘The King’ también regresa a las finales, donde ya acostumbraba a estar año tras año. Ha disputado en toda su carrera 10 finales de conferencia, repartidas en seis con los Cleveland Cavaliers y cuatro con los Miami Heat. En la temporada 2018-2019, la primera en Los Ángeles, no estuvo presente ni siquiera en los playoffs tras un año irregular marcado por las lesiones. Pero esta temporada ha demostrado que sigue más vigente que nunca, a pesar de sus 35 años, y vuelve a pisar la serie que define al campeón de la conferencia.

En el quinto duelo ante los Rockets, LeBron James volvió a liderar a los suyos. Anotó 29 puntos, capturó 11 rebotes y repartió siete asistencias. Pero esta vez ‘El Rey’ tuvo compañía en el apartado anotador, ya que, junto a él, otros cinco jugadores tuvieron cifras de dos dígitos.

Kyle Kuzma encestó 17 como segundo máximo anotador de los angelinos. Le acompañaron Markieff Morris con 16 puntos, Danny Green con 14, Anthony Davis con 13 y Caldwell-Pope con 10 puntos.

‘La Ceja’ esta vez tuvo un partido discreto, aunque ante la eficiencia anotadora del resto de sus compañeros, no hizo falta su mejor versión ante unos Rockets que vuelven a caer eliminados de su carrera por el anillo.

James Harden volvió a ser el líder anotador de Houston, con 30 puntos. Pero la otra estrella de la franquicia, Russell Westbrook, que llegó esta temporada para reforzar a un equipo que sólo piensa en el anillo, volvió a decepcionar, anotando apenas 10 puntos y mostrándose frustrado. El base tuvo continuas discusiones con varios jugadores de los Lakers y con algunos de los familiares de los angelinos, que estaban en la grada.

Síntoma de frustración para un equipo que comienza una etapa reflexiva tras una nueva eliminación. La apuesta por el ‘small ball’, basada en jugadores de menor estatura y en los intentos de triples, está siendo muy criticada ante otra derrota del equipo de Houston.  Queda por ver si el entrenador Mike D’Antoni da marcha a atrás y cambia el estilo de juego de la franquicia o si, por el contrario, sigue apostando por el que vienen implementando en los últimos años.

Los Lakers volvieron a dominar en el quinto juego

En el quinto partido, los Lakers volvieron a ganar la batalla de los rebotes 50-31, ante unos Rockets que necesitaban la presencia de un pívot que pudiera hacer competencia con la altura de los angelinos en la pintura.

Esa diferencia de rebotes fue clave en el quinto encuentro y en esta eliminatoria. Los de oro y púrpura fueron dueños y señores del marcador desde el inicio. Se fueron al descanso con una ventaja de 11 puntos, que pudo ser aún mayor de no ser por James Harden.

En el tercer cuarto, los Rockets estuvieron cerca de meterse en el partido, llegando a estar a apenas seis puntos de los Lakers. Sin embargo, los angelinos activaron su poder ofensivo para poner tierra de por medio y conseguir un parcial de 33-18 en ese cuarto.

En el último período, el entrenador Frank Vogel aprovechó la ventaja de su equipo para dar descanso a sus estrellas y pensar ya en las Finales de Conferencia, donde esperan a que se defina la serie entre Los Ángeles Clippers y los Denver Nuggets para conocer a su próximo rival.