EFE / El escolta hispano Devin Booker se medirá este sábado contra el ala-pívot Montrezl Harrel en las semifinales del torneo de videojuego de la NBA 2K, que completarán el pívot jamaiquino Deandre Ayton y el base Patrick Beverley.

La fase de cuartos de final se definió la noche del jueves.

Booker apisonó al alero japonés, el novato Rui Hachimura, de los Wizards de Washington, por 71-55.

Harrell dejó en la cuneta al alero de los Heat de Miami Derrick Jones Jr. al imponerse por 71-66.

Ayton, que eligió a los Clippers como su equipo en el videojuego, eliminó al base de los Hawks de Atlanta Trae Young.

Sentado en su casa en Oklahoma, Young lucía una sudadera negra tributo Kobe Bryant, con un corazón amarillo y los números 8 y 24 impresos.

Mientras jugaban Ayton y Young, hablaron sobre sus experiencias con los juegos y a las figuras que desde pequeño siempre admiraban y querían imitar, entre ellos a James al que veían en el Partido de las Estrellas.

Finalmente, Ayton se adelantó a Young en el último cuarto y aunque en los últimos 15 segundos, Young tuvo la oportunidad de anotar un triple de esquina abierta usando al escolta Kentavious Caldwell-Pope en el juego, tardó demasiado en apretar el botón y permitió que el pívot de los Suns asegurase el triunfo por 73-66.

Cuando terminó el juego, Young le deseó lo mejor a Ayton mientras continuaba su viaje por el torneo, y los dos intercambiaron palabras de respeto.

El partido final de la noche se calentó, ya que Beverley, que había eliminado al pívot Hassan Whiteside, de los Trail Blazers de Portland, en los octavos de final, volvió a enfrentarse a un hombre alto, esta vez a Andre Drummond, de los Cavaliers de Cleveland.

Drummond, conocido por sus habilidades de juego en el 2K y que llegaba al partido como el gran favorito, esta vez se encontró con la mejor inspiración y versión de Beverley lo que generó un partido muy igualado.

Beverley terminó el cuarto periodo con una gran defensa tras haber elegido a los Sixers de Filadelfia como el equipo con el que competir.

La frialdad en el juego defensivo, lo mismo que hace cuando está en el campo, fue lo que permitió a Beverley imponerse por 69-62 a Drummond, a quien al concluir el partido le gritó que no volviese a enfrentarse con él porque siempre iba a perder.

Mientras los cuatro semifinalistas confirmaron a través de las redes sociales su afición por los videojuegos y especialmente Booker y Ayton, que en el tiempo libre siempre se están enfrentando.